Coronavirus (Covid-19)

Correo de Lectores

14 de diciembre de 2010

Sres de Revista “Mi Barrio”
Les reenviamos un correo que llega a nuestra dirección por intermedio de una compañera nuestra, trabajadora docente del Distrito 13, y cuyo compañero, Horacio, es el firmante de esta carta. La escuela 15 del DE 13 está ubicada en el barrio Samoré, en Av. Castañares y Basualdo, y sufre, como la mayoría de las escuelas sobre todo las de la zona sur, el vaciamiento sistemático y de inversión producto de una política que tiende a expandir la brecha de la desigualdad y a exacerbar las diferencias y la aceptación del OTRO.
Desde este espacio militante de participación ciudadana expresamos nuestro mas enérgico repudio a las expresiones xenófobas del Jefe de Gobierno de CBA, y a la actuación de matones armados, que para nada expresan la legítima preocupación de algunos vecinos de los barrios circundantes acerca de la intrusión al espacio público; también sostenemos que ese espacio es necesario ganarlo y reivindicarlo para uso exclusivamente público. El estado de abandono en que se encuentra el predio manifiesta claramente el desinterés ¿o el intéres? del GCBA en la ejecución de políticas de Estado vinculadas con la inclusión y el desarrollo comunitario de algunos barrios de nuestra ciudad.
Saludos y gracias.
ASAMBLEA DE VILLA LURO
asambleadevillaluro2002@yahoo.com.ar

Sobre los sucesos en Soldati
Hola a todos:
Con infinita rabia y profundo dolor quiero compartir algunas palabras sobre lo que está pasando a pocas cuadras de la escuela donde trabajo.
No puedo hacer análisis macroestructurales ni quiero despotricar contra el fascista infradotado, simplemente contar que allí están, bajo toldos deshilachados y tapados por los mosquitos y el fango, las familias de tres alumnas mías.
Melanie reaparece hoy en la escuela, después de una semana, y me cuenta que su mamá y su papá, costureros de 20 horas por día, decidieron ir por un pedazo de tierra porque ya no aguantan más pagar el alquiler de $800 por las dos míseras piezas del hacinamiento donde viven con sus 5 hijas en la Villa Cildáñez. Dice que el dueño les cobra además $10 por cada día que se atrasan en la renta. “Y encima dice que es cristiano”, sentencia.
Mónica me cuenta que su madre resistió todas las tinieblas de la noche desde el viernes en la precaria carpa que se armó con sus manos de obrera. Ayer no durmió bajo la lona: se la prestó a otra madre que aguantaba el viento con su niña aferrada al pecho.
Y hoy en la clase Mónica nos pregunta a todos, juro que textual: “yo no entiendo porqué la policía en vez de estar defendiendo a la gente se dedica a perseguir y matar a sus hermanos”.
Aylén ya no tiene miedo. Está acostumbrada porque los domingos recibe el amanecer en La Salada, contando las monedas que le dejó el fin de semana. Siempre callada, hoy se desviste las vergüenzas para explicarnos que no hay robo y sí necesidad.
Melisa cuenta que en esos terrenos del Parque hace años que hay olor a muerto. Suele ella encontrar algunos huesos y más de una vez tuvo que escapar del horror de los cadáveres. Varios dicen que sí: todos saben que allí descartan los fiambres chorros y yutas. Ese baldío, cementerio del fin del mundo, es el “espacio público” que los hipócritas dicen defender.
Kevin nos cuenta, casi entre lágrimas, que desde su terraza de la villa 20 quiso ver, pero no pudo: lo cegó el humo de la furia y la represión.
Los demás escuchan, preguntan, comprenden porque viven igual. En medio de la intensa charla, Nicole se hace una pregunta sincera: “Yo no sé si esa es la manera de conseguir una casa”.
Y Ariana impecable, vocera de muchos, comparte: “Yo tampoco sé si es la manera, pero lo que es seguro es que no lo hacen porque les gusta si no porque no les queda otra.
¿Qué harían ustedes si no tienen lugar donde vivir con sus familias?”. Y vuelvo a jurar que el parlamento es casi textual.
Esto es algo de lo que pasó en el aula de quinto de la escuela 15 hoy por la mañana.
Y esto es también algo de lo que no pasó: ninguno le echó la culpa a los bolivianos, ninguno se quejó porque sí paga sus impuestos, ninguno temió porque le vayan a ocupar también el Parque Avellaneda, ninguno pensó que hay “vecinos” por un lado y “usurpadores” por el otro, ninguno pidió la policía para sentirse más tranquilo.
Eso es todo. Gracias por dejarme compartirlo.
Horacio

Cantidad de Caracteres 4407

Para dejar un comentario

contador de visitas
Contador de visitas
Coronavirus (Covid-19)
Tratado sobre las virtudes perfectas y morales
Audiencia pública

Archivos

Logo de la Red de Medios Barriales
MEDIOS DIGITALES MEDIOS GRÁFICOS MEDIO RADIAL

© 2014 Revista mi barrio | Todos los derechos reservados