Nuevas escuelas

Arte Topiario

2 de febrero de 2011

(1º Parte)

El Arte Topiario nos da la posibilidad de generar y representar figuras con elementos vegetales. Ya en la antigua Roma, la jardinería llamada Aes Topiaria u Opus Topiarium, se la consideraba una técnica con la que obtener con nuestras plantas, formas para componer verdaderos cuadros.
Ya en la antigua Grecia, se solía pintar bajo el pórtico que circundaba al jardín una Topía, es decir, un modelo de jardín en el cual los árboles y los arbustos, tenían sus copas modeladas y recortadas de una manera que debía reproducir el jardinero, de éste modo se intentaba crear un juego escénico en el que la realidad sensible y la inteligible estuviera íntimamente relacionada.
Con el paso del tiempo, las técnicas de ese arte que han caracterizado el estilo de los jardines Italianos, cambiaron y también su finalidad, aunque mantienen sus atractivos, gracias a la destreza de expertos que realizan verdaderas obras maestras.
El siglo XX trajo las Guerras Mundiales que destrozaron buena parte del paisaje Europeo, y la poda Ornamental fue olvidada por arquitectos y urbanistas, desde hace algunos años ésta práctica experimenta cierto auge.
La realización de esculturas más o menos sofisticadas, estimula la fantasía y atrae a profesionales y aficionados. Además el perfeccionamiento y la innovación de las herramientas permiten acometer proyectos cada vez más ambiciosos.
La poda Ornamental comienza a recuperar su importancia en la planificación de parques y jardines de tantos años de desinterés.
Antes de empezar conviene aclarar que el Arte Topiario exige tiempo, paciencia, interés, inspiración y pasión. La Vida es Bella.
Matías Couto
Fuente: La Poda Ornamental Editorial De Vecchi S.A 1998 Barcelona
Próximo Capítulo: Estilos

Cantidad de Caracteres 1767

Para dejar un comentario

contador de visitas
Contador de visitas
Nuevas escuelas
Tratado sobre las virtudes perfectas y morales

Archivos

Logo de la Red de Medios Barriales
MEDIOS DIGITALES MEDIOS GRÁFICOS MEDIO RADIAL

© 2014 Revista mi barrio | Todos los derechos reservados