Siempre hay algo para hacer en la ciudad

DE NARVAEZ – CARRIÓ: CHANTOCRACIA APOCALÍPTICA.

23 de junio de 2011

Por Aníbal Gotelli (Para Revista “Mi Barrio”)

Presidente del Instituto para Pensar Buenos Aires (IpeBA)

www.actiweb.es/pensandobuenosaires
www.pensandobuenosaires.blogspot.com

De Elisa Carrió, líder de la CC (yo le llamo “Coalición Cuco” porque nos vive asustando) ya podíamos esperarlo todo, aunque podríamos decir que recientemente colmó la medida denigrando como mujer el luto de otra mujer, sea o no sea Presidenta.

Pero nunca pensamos que De Narvaez iba a llegar a decir que Néstor Kirchner se habría muerto algo así “como en defensa propia”, al sentir que su tiempo político había terminado.

De no creer. De Narvaez ha ingresado, deshonrosamente, a la chantocracia apocalíptica de la Política argentina.

Así es la chantocracia apocalíptica. Han tratado de asustarnos con todo.

Nos han prometido de todo. Tsunamis, partos secos, dolores de crecimiento, contratos morales, refundaciones, valijas vengadoras, huracanes y todas las plagas de Egipto: sangre en el agua, ranas, moscas, piojos, ulceras, granizo, langostas y hasta la muerte de todos nuestros primogénitos que se dediquen a la Política.

Y a la promesa de plagas y sufrimientos, le sumaron a su estilo de hacer política el arte de denunciar compulsivamente sin pruebas y de crear y descrear partidos y coaliciones según los caprichos y la inestabilidad del carácter de sus líderes.

Y como si todo esto fuera poco, también hasta llegaron a trazar indignas comparaciones entre varios de nuestros políticos y gobernantes democráticamente elegidos y algunos dictadores y genocidas de la historia contemporánea, tales como Nicolae y Elena Ceaucescu.

¡Así no se hace Política mis queridos chantócratas apocalípticos!.

No se puede asustar permanentemente a la gente.

No se puede sostener que la ética y la moral están con uno y con los que piensan como uno y la inmoralidad y la falta de ética residen en los que están en la vereda de enfrente.

No se puede denunciar sin pruebas.

No se puede ensuciar alegremente.

No se puede hacer paralelismos forzados entre genocidas o dictadores sangrientos y funcionarios o mandatarios legítimamente elegidos por su pueblo y que se mueven dentro de los marcos legales y constitucionales correspondientes.

Me parece que en los chantócratas apocalípticos de la Coalición Cuco existe una especie de pulsión fanática que viene, claro está, de la matriz mística, megalómana y mesiánica de su Santa fundadora; la cual –cada vez que parece tener una convulsión visionaria- se pone a escribir parábolas en las que anuncia cataclismos y en las cuales los malos perecen y los buenos renacen purificados por obra y gracia de algún proceso de redención inventado, reglamentado y supervisado por ella misma.

Lo mismo sucede con los que integran el Denarvaísmo (perdónenme que no los pueda llamar peronistas).

Pero los malos que perecen no pueden ser los que no piensan como uno, ni los purificados pueden ser únicamente los que están con uno. Los malos pueden ser malos aunque estén con uno, y los buenos pueden ser buenos aunque estén en contra de uno.

De hecho, los líderes de la chantocracia apocalíptica están arrastrando hacia dentro de su “arca de la dignidad” a muchas personas bien intencionadas que se encuentran válidamente en la búsqueda de lo mejor para ellos y sus semejantes. Me consta que hay todavía muchos engañados adentro de esa corriente que tienen buenas intenciones.

Sin embargo, hay muchos otros que están dentro del “arca de la dignidad”, sobre todo en la cúpula, disfrazados de corderos. Sin embargo, son otro tipo de animal bastante distinto: son gorilas.

El “arca de la dignidad” que timonea la santa capitana de la Coalición Cuco, acompañada por el improvisado líder de la Cruzada Federal bonaerense, está llena de gorilas.

No nos dejemos engañar por las metáforas efectistas y mágicamente seductoras de la Santa fundadora de la Coalición Cuco o de este chico De Narváez. El abuso que ambos hacen de las metáforas esconde una evidente oscuridad conceptual que nunca es inocente y que se encuentra plagada de imágenes multívocas y ambiguas, lo suficiente como para dar un viraje de timón y rumbear el “arca de la dignidad”, de acuerdo como sopla el viento y hacia un puerto con más y nuevos pasajeros crédulos o incautos.

No fue hace mucho cuando la Santa fundadora era de centro izquierda, y ahora es de centro derecha. Quizás más de derecha que de centro, por cierto.

No fue hace mucho cuando la Santa fundadora declaró ante quienes quisieran oírla que todo acuerdo con Macri era imposible porque representaba un “límite moral infranqueable”. Sin embargo, luego sus diputados terminaron votando todas las iniciativas de Macri, casi a libro cerrado.

No hace falta firmar un acuerdo en papel para mostrar comunión de ideas o coincidencia de objetivos. Basta con levantar la mano en un recinto para hacer el caldo gordo a quien quiera cocinar un proyecto. Levantar la mano significa asentimiento, y cada vez que levantaron la mano, los legisladores porteños de la Coalición Cuco demostraron toda su contextura gorila y todo su desprecio por el peronismo, el progresismo, el socialismo y todas las fuerzas populares en general.

No puede ponerse un candidato a vicejefe de gobierno en una fórmula y después, ante la pérdida, hacer como que no se conoce al candidato a jefe de gobierno, tal como lo hizo la Santa fundadora con el señor Telerman. Eso no es de “persona ética”, ni de “contratista moral”. Eso no se hace. Así no se hace Política.

No se hace Política agitando los fantasmas de la clase media, ni buscando referentes de la aristocracia o de la falsa anti-ideología de la anti-política para hacer Política. Es feo. Habla mal de usted y de su cúpula, mi querida señora.

No se hace Política engañando a quienes nos siguen, diciendo que somos referentes morales y que todos los que no están con nosotros son inmorales.

No se hace Política diciendo que los extranjeros tienen razón si hablan mal de un presidente argentino. Eso es traición a la patria, mi querida señora. Sobre todo si hablan sin pruebas y con el único fin de castigar a un presidente o presidenta de la Argentina que no se alinea con los intereses anti-argentinos.

No se hace Política oponiéndose a todo y denunciándolo todo, y si es necesario sin pruebas, para ganarse una nota en un diario o en televisión. Eso no es Política, es puro Marketing opositor. Es chantocracia pura.

No se hace Política basando las acciones políticas en el ombligo del líder, en los humores del líder o en los amores o desamores del líder. La pobre Ocaña no puede ser un día la maravillosa, empeñosa, trabajadora y fiel “hormiguita viajera” y al otro día convertirse en una abominable y despreciable enemiga, sólo porque no piensa como uno o porque considera que existe un proyecto mejor al de uno.

No se hace Política ni se construye un partido echando permanentemente a los que disienten con uno. La acción política debe bascular en forma permanente entre acuerdos y disensos, ya que sólo eso permite llegar a soluciones mejoradoras y a propuestas de mayoría.

No se hace Política, mi querida señora Carrió, denunciando en el enemigo aquello que usted misma padece. Usted habla, mi querida señora, de mesianismo, de personalismo y de autocracia y lo hace, a través de premoniciones mesiánicas, todas inobjetables, so pena de ser expulsado de la Coalición y con el único sustento de su propia voluntad denunciadora.

¿Consulta usted al plenario de la Coalición cada vez que quiere señalar como delincuente a un fulano cualquiera que no piensa igual que usted?.

¿Sabe usted, mi querida señora, si todos los afiliados a la Coalición piensan como usted sobre determinado asunto o sobre, por ejemplo, las denuncias que usted hace sin pruebas sobre los últimos mandatarios argentinos?.

¿Sabe usted si sus afiliados están dispuestos a pasar el papelón que usted misma les provoca cada vez que una denuncia suya se diluye por causa de falta de elementos probatorios?.

Así no se hace Política, mi querida señora.

Así no se hace Política, mi querido colorado. No te copies de Lilita. No es ejemplo de nada para nadie, pobre mujer.

Así no se hace Política mis queridos amigos de la Coalición Cuco y del Denarvaísmo.

Así no se hace Política, así sólo se hace el ridículo.

Y como dijo Perón, del ridículo es del único lugar del que no se vuelve.

INSTITUTO PARA PENSAR BUENOS AIRES (IpeBA) Asociación Civil
Av. de Mayo 819 piso 7º oficina E – CABA Telefax 4342-3079
Horario de Atención: Lunes, miércoles y viernes de 15 a 19,00 horas
Videos: www.youtube.com/IpeBAmultimedia

Cantidad de Caracteres 8598

Para dejar un comentario

contador de visitas
Contador de visitas
Siempre hay algo para hacer en la ciudad
Tratado sobre las virtudes perfectas y morales

Archivos

Logo de la Red de Medios Barriales
MEDIOS DIGITALES MEDIOS GRÁFICOS MEDIO RADIAL

© 2014 Revista mi barrio | Todos los derechos reservados