Centros de salud

Correo de Lectores

9 de agosto de 2011

Respuesta del Director del CGPC Nº 10 Osvaldo Vega

Sr. Director de Noticias Urbanas
De mi consideración:

Me dirijo a Ud. , en ejercicio del derecho a réplica, que espero tengan la hidalguía, de concederme, con relación a la nota editorial aparecida en vuestra publicación del 20 de Julio próximo pasado, maliciosamente titulada “Ante una Asamblea Vecinal, “Un funcionario fuera de quicio”, firmada por Lucas Schaerer, donde este militante político con disfraz de periodista, desplegó irresponsablemente una serie de mentiras y frases agraviantes contra mi persona.
Efectivamente, el día 19 de Julio del corriente, me hice presente en el salón de actos de la Iglesia Nuestra Señora de La Salud , de Versailles, donde se desarrollaba la Primer Mesa Barrial de Participación Comunitaria de Seguridad. Y aquí me detengo a realizar algunas precisiones:
Primeramente, sí estuve, pero sin haber ingerido alcohol y no como afirma el columnista mendaz e injuriosamente en distintos pasajes, que textualmente reproduzco:… “El funcionario se había excedido en el ingesta de alcohol” o… “salieron palabras agresivas mezcladas con un potente aroma a alcohol” y parafraseando a un presunto vecino anónimo… “Que no lo agarre un control de alcoholemia porque le sacan el registro”. Ante ello, afirmo, en dicha instancia, cualquier control de alcoholemia hubiera resultado negativo.
En segundo lugar, es cierto, que arribé al lugar, mientras se desarrollaba la reunión y que allí escuché (cosa que el columnista llamativamente no reproduce), como el Sr. Daniel Badié, funcionario del Gobierno Nacional, quién tuvo a su cargo la presentación de la Mesa Barrial , en representación del Ministerio a cargo de Nilda Garré, dijo que el “capitalismo había fracasado y que había que volver al socialismo”, a lo que efectivamente siguió mi comentario “Quieren que terminemos como Cuba del 61” , y esta expresión en modo alguno es Macartista, porque yo no estoy enrolado en ninguna organización ni en ninguna facción que se dedique a perseguir opositores o disidentes, sean estos o no socialistas, por que aún cuando mantenga con ellos claras diferencias ideológicas y hasta filosóficas, convivo con ellos en la pluralidad y el disenso democrático. En cambio, no es plural ni democrática, la actitud del Sr. Schaerer, que recorta frases a conveniencia, y menos cuando tergiversa la verdad, y utiliza la injuria como herramienta de propaganda descalificadora de quienes como Yo creemos: 1) Que la seguridad es una función indelegable de los Estados, sean estos Nacionales o Provinciales, no constituyendo la solución al problema de la inseguridad delegar en los vecinos, el armado de mapas del delito, participar en la designación de Comisarios, etc., porque delegar en ellos (por más buena fe y predisposición que ellos tengan en colaborar) es reconocer ni más ni menos, la torpeza y la ineficacia del Estado, para proveer a la seguridad de los ciudadanos, 2) Que las FFAA no deben participar en tareas de seguridad interior (lo cual está prohibido), siendo la Gendarmería y la Prefectura , fuerzas de seguridad militarizadas con funciones específicas, ahora distorsionadas y desnaturalizadas por el Plan de Seguridad del Gobierno Nacional para la CABA. No constituyendo la participación de estas fuerzas en funciones de policía urbana una medida precisamente progresista, 3) Que el progresismo bien entendido sería dotar a la Ciudad de Buenos Aires de plena autonomía, permitiéndole el desarrollo sin escollos de sus propias políticas de seguridad y en tal caso, coadyudando con los recursos de la Policía Federal , a nuestra Policía Metropolitana, a través de estrategias de asistencia, colaboración y cooperación recíprocas.
Lo antes expuesto, no es atacar a los vecinos auto convocados. Es simplemente una postura diferente, una postura que sin desdeñar la participación ciudadana, se funda en el principio constitucional según el cual “el pueblo no delibera ni gobierna sino por medio de sus representantes” (Art. 22 CN), y son estos representantes los que tienen la obligación de hallar soluciones, sin delegar la funciones esenciales del Estado, entre ellas, la Seguridad , con discursos teñidos de progresismo demagógico. Y en tal sentido, y parafraseando, en esto sí al mismo Sr. Schaerer, “como seré el tercero cuando nazca la Junta Comunal ”, -agrego- elegido por el voto popular, en elecciones libres y democráticas, jamás rehuiría mis responsabilidades, ni como Director General del CGPC 10, ni como miembro electo de la Junta Comunal , aunque como el día de la presentación de la Mesa Barrial , un grupo de vecinos de dudosa representatividad, que no comparten mis ideas, me sacaran virtualmente a empujones del lugar.

El Sr. Schaerer, lamentablemente utiliza el poder de los medios, no para informar de manera objetiva con la verdad, sino para formar una opinión distorsionada, fundada en patrañas. La nota en cuestión es ligera, irresponsable, agresiva, intolerante y teñida de parcialidad y me recuerda dos frases tristemente celebres de Paul Joseph Goebbels; Ministro de propaganda del Tercer Reich, que dicen: “Miente miente que algo quedará” y “Una mentira repetida adecuadamente mil veces se convierte en una verdad”, porque lamentablemente no solo fue difundida por Noticias Urbanas sino que circula ligeramente a través de distintas cadenas de correo electrónico, con evidente y grave daño a mi persona, que el columnista deberá reparar.
Finalmente me pregunto, ¿sabrá el Sr. Schaerer que la independencia de criterio y la verdad son premisas esenciales del Periodismo? y ¿que toda acción humana debe estar guiada por una noción ética?

Sin otro particular, y agradeciendo desde ya, la publicación de la presente completa e in extenso, le saludo muy atte.

Osvaldo R. Vega
Director General
CGPC 10

Cantidad de Caracteres 6230

Para dejar un comentario

contador de visitas
Contador de visitas
Centros de salud
Tratado sobre las virtudes perfectas y morales

Archivos

Logo de la Red de Medios Barriales
MEDIOS DIGITALES MEDIOS GRÁFICOS MEDIO RADIAL

© 2014 Revista mi barrio | Todos los derechos reservados