Coronavirus (Covid-19)

Del 1 al 7 de agosto se celebró a nivel mundial la Semana de la Lactancia Materna

12 de agosto de 2013

semana-provincial-lactancia-maternaEn esta oportunidad, el lema es “Apoyo a las madres que amamantan: ¡cercano, continuo y oportuno!”.

 

En la revista del mes pasado les planteamos tratar un tema por mes.

En esta ocasión hablaremos en particular de lactancia materna, dado que Agosto es el mes de apoyo a la lactancia materna.

La idea es retomar el hilo de la nota anterior, pensando en qué representa la lactancia para el bebé. Como dijimos anteriormente, el mejor lugar en el que el bebé puede superar los cambios intensos que implican el nacimiento y su adaptación al medio es el cuerpo materno. La teta cumple la función del cordón umbilical en múltiples aspectos, no únicamente el nutritivo.

Es interesante detenernos en que lo primero que pensamos como beneficio para el bebé  de la lactancia, es su valor nutricional. Por supuesto este aspecto es el más importante para la supervivencia  del bebé, pero no el único.

Con respecto a lo nutritivo, lo que es importante saber es que la leche humana es un tejido vivo, que va modificándose según lo que necesita cada bebé. Es muy común escuchar que las recientes madres aseguran,  los primeros días,  que el bebé se queda con hambre. La  conclusión más frecuente es que son ellas, las madres puérperas, quienes no tienen leche. Sobre esto hay dos puntos  importantes que aclarar. Por un lado, la única manera de tener leche es que el bebé succione. No hay otro misterio. Al succionar, se envía una orden al cerebro que indica que hay un bebé que necesita leche.  Así, en primer momento, se libera la hormona prolactina que produce leche ;  luego la oxitocina (hormona del amor que interviene también en el parto) que la eyecta y así llega al bebé, mediante su succión. Es un mecanismo fisiológico.

Por otro lado, es importante conocer y recordar la fisiología del bebé recién nacido. Como dijimos en la nota anterior, el bebé nace con un sistema digestivo inmaduro. Además su estómago es de un tamaño muy pequeño, sin contar que al principio, dentro de su adaptación, tiene que aprender a coordinar la succión, la respiración y la deglución. Por todo esto la naturaleza, maravillosamente, genera la primera leche que se llama calostro, de color ámbar viscoso, con las propiedades que necesita el bebé en este momento. Es como una vacuna que lo inmuniza, además de aportarle valores nutricionales específicos para los primeros días. También existen investigaciones que hablan que el calostro tiene un olor similar al líquido amniótico para que el bebé busque la teta.

Entonces, lo que pasa los primeros días es que: el bebé succiona, llena rápidamente su estómago pequeño, además de cansarse porque está aprendiendo, se duerme y al ratito, gracias a que la leche materna es de muy rápida digestión y no compromete ni fuerza a ningún órgano a trabajar de más o desequilibradamente, vuelve a querer la teta. Es un mecanismo perfecto: la mamá tiene, en esos primeros momentos la cantidad de leche (calostro) suficiente para el pequeño estomago de su bebé. Pero como el pedido de mamar es frecuente, por lo descripto, la primera conclusión es: “no tengo leche” En verdad, es todo lo contrario.

Sin toda esta información previa, lo que deduce la madre es “se queda con hambre, mi leche no le alcanza”. Bien diferente resulta si sabemos lo que realmente pasa, podemos anticiparnos a eso, predisponernos a estas características del amamantamiento en estos primeros días,  sin ponernos nerviosas o angustiadas porque no sabemos si podremos o no alimentar a nuestros hijos.

Hasta aquí lo nutricional, pero es muy importante no olvidar el resto de los beneficios de la lactancia materna.

El bebé realiza una succión no nutritiva.  Esto es, el bebé necesita succionar sin que necesariamente tenga hambre. Tiene que ver con descargar tensiones producidas por todas las adaptaciones que debe realizar el bebé esta nueva forma de vida, fuera del útero.

Esta succión y este sostén que se produce en el momento de amamantar, es la forma ideal en la que puede estar el bebé. Los primeros tres meses el recién nacido necesita dedicar mucha energía para madurar todos sus sistemas, por eso el clásico,” duermen, comen y hacen pis y caca”, que será más fácil, para el bebé, si cuenta con la reproducción más similar posible al espacio intrauterino. Lo más similar son los brazos contenedores de la mamá, en contacto, la teta. Cuando amamanta, en esta postura queda la cara de su mamá en primer plano, a la distancia óptima donde pueden enfocar la cara de su mamá;  los ojos maternos son lo que más llama su atención, su voz suave que tiene cerca de sus oídos. En definitiva todos los sentidos recibiendo el amor y el sostén de su mamá. Es importante decir que  a los bebés también  les sube la hormona del estrés con distintas situaciones, una de las más

comunes es cuando pasa de brazo en brazo en los primeros días en los que está tan desorganizado. La respuesta de los bebes, en general,  es desenchufarse, parecen  dormidos, pero en realidad se repliegan, se meten para adentro porque no pueden resolver lo que le sucede con la situación.  Según  cuánto dure este ir y venir, de brazo en brazo, habrá reacción del bebé. Si, en este momento, se prende  a la teta succionará para descargar lo que le sucede, pero puede que la succión no sea suficiente descarga y necesitará llorar para poder descargarse  (o bajar el cortisol que es la hormona del estrés). Sí, los bebés también se estresan.
AMAMANTAR20110802063407
Entonces volvemos, si sabemos que el bebé necesita los brazos de su mamá que lo contienen (reconoce las diferentes formas de sostener del resto de las personas), para poder madurar sus sistemas, para poder vincularse y reconocerse con ella, que succiona también para descargar su estrés y sobre todo que estar a upa y en la teta es  la estimulación ideal de todos  sus sentidos en esta edad temprana, será muy diferente la forma en que podemos plantearnos sostener y contener al bebé para facilitar su desarrollo tanto físico como emocional.

Esperamos haber aportado la visión desde las necesidades del bebé y para finalizar esta entrega queremos decir que la información es importante para poder decidir. Desde nosotras apoyamos a todas las mujeres en sus decisiones con información y respeto.

Hasta la próxima entrega!

MQP

 

Sandra Ruiz

Gabriela Molina  

 

 

 

 

 

 

 

Cantidad de Caracteres  6334

Para dejar un comentario

contador de visitas
Contador de visitas
Coronavirus (Covid-19)
Tratado sobre las virtudes perfectas y morales
Audiencia pública

Archivos

Logo de la Red de Medios Barriales
MEDIOS DIGITALES MEDIOS GRÁFICOS MEDIO RADIAL

© 2014 Revista mi barrio | Todos los derechos reservados