Centros de salud

Ramal a la Basílica (2° Parte)

23 de octubre de 2013

44 - La Iglesia ya con sol113 - La antigua estacion Basilica115 - Anden Lujan119 - Frente estacion LujanEsta es la 2° parte de la nota que publicamos en el mes de Julio, y que se nos traspapeló, por ese motivo, lo reproducimos en éste momento.

Gracias por comprender.

Luis Alberto Serres

Las Peregrinaciones

En épocas lejanas se llegaba a visitar a la “Virgen Gaucha” a caballo, en carreta,  diligencia,  a pie o en los pocos medios que tenían los promesantes. Vestían sus mejores pilchas, chambergo, pañuelos de seda,  botas, para homenajear y honrar a la Virgencita.

En 1864, con la llegada del  ferrocarril a Luján, aumentó considerablemente el número de peregrinos.

Los italianos, organizaron importantes movilizaciones .Llegaron a reunir más de 25.000 peregrinos. No fueron los únicos ni los primeros. Los irlandeses prepararon  una cada seis años. Sucedían cada vez que San Patricio caía en domingo Llegaban también vascos, españoles, franceses. Ir a Luján se convirtió en una cita obligada. Llegaban peregrinaciones de Pergamino, San Isidro, San Nicolás, etc.

Los organizadores negociaban con antelación con el ferrocarril y  conseguían el  boleto desde la Estación Once a Luján  de 4,25  a $2. No se suspendía por mal tiempo. Podían llevar hasta 10 bandas de música,  que interpretaban cánticos tradicionales. ¡Todo un atractivo¡

Se reservaban lugares para  descanso de los peregrinos. Las viandas eran variadas: pascualinas, milanesas,  frutas, bebidas etc… Había horario para  misas, procesiones. No faltaban los partidos de fútbol, kermeses, visita a los museos, etc.

El Diario La Nación publicó el  15 de noviembre de 1937 una foto que mostraba la magnitud de estas peregrinaciones.

Desde el año 1945 se realiza el último domingo del mes de septiembre, la peregrinación “gaucha”, para rendir culto a la Virgen.

Recuerdos peregrinos : “…ir a Luján era lo mismo que viajar al desierto, las locomotoras  a vapor, con su fogonero, arrastrando los vagones… la partida… un espectáculo,… los rezos acompañaban todo el viaje…predominaba la alegría y el entusiasmo”

Irene Coppa evoca que en su niñez, en la década del treinta, viajaban a Luján y solían tomar el tren a la Basílica. Otra opción era un solo colectivo que no daba abasto. Entonces su padre decidía ir en “mateo”, provocando el regañar de su madre, por ser más costoso.

FINAL DEL SERVICIO

El avance del parque automotor, hizo que decayera el uso del ferrocarril,  a pesar que ser el medio más económico, rápido y seguro. El 13 de mayo de 1955, se suspendió el servicio. Funcionó en ocasiones, con gran llegada de peregrinos. Por acuerdos entre la empresa ferroviaria y el municipio de Luján, se resolvió, el 17 de abril de 1956, el levantamiento de las vías y de las  instalaciones de la Estación Basílica.

La calle Enrique Udaondo responde a lo que fue el trazado de las vías. En el 2010,  la Municipalidad, colocó unas placas que recuerdan el paso del tren. La Estación es hoy la Plazoleta Antigua Estación Basílica.

 

 Susana Boragno

 

Cantidad de Caracteres 2942

Para dejar un comentario

contador de visitas
Contador de visitas
Centros de salud
Tratado sobre las virtudes perfectas y morales

Archivos

Logo de la Red de Medios Barriales
MEDIOS DIGITALES MEDIOS GRÁFICOS MEDIO RADIAL

© 2014 Revista mi barrio | Todos los derechos reservados