Coronavirus (Covid-19)

Pasó en febrero

24 de febrero de 2015

-14-de-febrero-san-valentin-0023Cuando  terminaba el mes de enero  algo distinto bullía en el pasaje  Hasta las mariposas,  que entonces lo  visitaban con frecuencia, parecían más alegres porque la fiesta estaba muy cercana. La calle  era de tierra. Tenía zanjas que hacían de límite a las dos veredas enfrentadas. El agua se estancaba formando una capita negra y sospechosa. Los chicos se quedaban mirando cuando se agitaba con  la espuma jabonosa de algún piletón .¡ Sí!, algo bullía  en esas casas bajas, separadas  por  un alambre socializador, que más que separar unía, a través de sus hexágonos, a  las vecinas y sus proles con las sabrosas charlas de todas las horas..Cuando llegaba febrero  llegaba el carnaval, sólo a veces se estiraba hasta marzo y era una pena porque… también había que ir a la escuela. Todos se conocían, se ayudaban y a veces… también se enamoraban. Esos días de  “jugar al agua” eran muy esperados por las chicas porque guardaban picardías y atrevimientos que en otro momento del año no hubieran ocurrido. A veces, la timidez, las mamás  en posición de severas vigilantes  o  los padres o hermanos celosos  no alentaban el acercamiento  con los  muchachos.

 

Los Manzini vivían casi en la esquina. La más cercana a Baigorria que ya estaba asfaltada. Tenían un jardín con dalias y rosales, aprisionados  en canteros triangulares de cemento, que  el padre  había hecho  con sus propias manos. La señora  era  Juanita, la modista.

 

“Doña Juanita  ¿quién es esa nena  tan hermosa?” La  chica preguntaba por  el cuadro que en la pared  ocupaba un lugar privilegiado del comedor. “Ah— ¿no te das cuenta? Esa soy yo cuando tenía siete años.” “¿De que está disfrazada? “  “De maja.” “ ¡Qué linda ¡”. Juanita aún era muy linda, Tenía  el pelo rojizo, herencia de su abuela irlandesa y grandes ojos verdes. El retrato color sepia  era de los carnavales de 1924. Juanita no volvió a disfrazarse,  por eso cuando tuvo a su nena  volcó en ella   toda su creatividad hecha fantasía .Así  en el pasaje se  lució  un suave pollito con plumitas muy amarillas cosidas en largas noches de verano. También una graciosa Colombina y  la infaltable bailarina rusa. Enriqueta Manzini se acordaba muy bien de ese traje, se acordaba de las cintas de colores  que le colgaban a los costados del tocado, se acordaba de ese lunar artísticamente  pintado en una de las mejillas sonrosadas por el colorete. La habían llevado al corso de la calle Emilio Lamarca , le habían comprado  un pomo de agua perfumada  y una bolsita de papel picado. Enriqueta   no se olvidó nunca de  los camiones engalanados que desfilaban llevando las comparsas con sus trajes de seda brillante, de la calle llena de gente, de los disfraces cubiertos de lentejuelas,  de las caretas, algunas que asustaban, y sobre todo de que  ese día como nunca llegaron a su casa a la madrugada. Pero eso había  quedado en un lindo recuerdo, sobre todo para su mamá, muy  orgullosa de su pequeña mascarita.  Enriqueta Manzini había cumplido el 6 de enero diecisiete años. No tuvo la suerte de heredar  los ojos verdes de su mamá ni su cabello  de fuego. Ella  se parecía a su papá. Era decidida como él y el fuego  lo llevaba por dentro.

 

“¿Sabés cómo se llama el empleado que trabaja en  el local de Doña Anita?.” Le preguntó a su  amiga  Isabel. La otra distraída …”¿Qué empleado?”, “En el local, en el local que está delante de la casa de Doña Anita pusieron la Administración del colectivo  213 ¿no leíste las letras que pintaron en la vidriera. Él, el  mismo las pintó. Un poco pintaba y otro poco miraba. Yo ese día, por casualidad,  tuve que pasar tres veces. Fui a entregar unos trabajos  que mi mamá me encargó”. La Isabel   estaba en lo suyo. “Vamos a ir juntas al baile del Club no?. ¿Vos te vas a disfrazar?” “¡ Estás loca! Eso fue cuando era una nena. Me voy a poner mi blusa de organza roja y una pollera tubo que me hizo mi mamá , estaba  un poco floja pero yo la ajusté más”.  Mientras las chicas conversaban  el sonido del bombo aturdía. “Está la murga ensayando en el potrero de la esquina, eso sí, continuó Enriqueta muy seria: me voy a pintar, es carnaval y  mi papá no se va a  meter” . Isabel  le respondió “ Che… Enriqueta llevá el rouge y el colorete porque así me lo prestás  y me puedo arreglar en el baile. A mi hermano no le gusta nada que me pinte, dice que soy muy chica porque todavía  no cumplí los diecisiete como vos. Creo  que  va a  ir con la barra de Villa del Parque, los conoce del taller mecánico donde trabaja.”. Las chicas se despidieron  y  Enriqueta Manzini se dirigió   decidida  a su objetivo. No exageró para nada,  sólo pasó cuatro veces frente a la Administración del colectivo.

 

Era sábado de carnaval, Había llovido todo el día. Se frustró el juego del agua. Mucho mejor pensó Enriqueta. El año anterior tenía  los rulos hechos y de un baldazo le  desarmaron el peinado. A la noche va a mejorar. Sus taconeos por la vereda favorita no habían sido en vano, esa mañana, Luis, el morochito, salió a esperarla y  le dijo un piropo. Le dio risa  y se tapó con el paraguas.

El Club Juventud  tenía todas las luces prendidas, además de las largas hileras de bombitas de todos los  colores, guirnaldas y láminas para festejar la llegada del Rey Momo. Un cartel gigante anunciaba sus  siete bailes de carnaval. Con letras enormes  prometía la presencia de  los Wawancó, y… selectas grabaciones.

 

Cuando llegó la familia Manzini, hacía ya un  largo rato que Alberto Castillo sonaba  muy fuerte con sus “cuatro días locos”. Algunas mesas, todas alineadas alrededor de la pista y con idénticos mantelitos a cuadros azules estaban ocupadas .El presidente de la Comisión hablaba animadamente  con unos y otros. Se había puesto un moñito de lunares azules y blancos que le daba mucha prestancia. Enriqueta guió decidida a sus padres a la mesa  más cercana al escenario .Estrenaban telón  de terciopelo rojo que había donado una vecina rica y  estaba decorado con dos máscaras doradas: la alegría y la tristeza, síntesis de la vida. El puestito de papel picado y serpentinas  vendía sin parar.

Como lo había dicho, Enriqueta  se veía resplandeciente y  al empezar el baile fue de las primeras  en lucirse en la pista. Los hermanos de Isabel y sus amigos fueron su  pareja  muy gratificados.  Todos se divertían, hasta  los abuelos. Y Don Manzini  no dudó en sacar a bailar a  su mujer cuando  sonó el primer tango al que los más grandes  aplaudieron con entusiasmo, Juanita se lució muy emocionada  en  el dos por cuatro.

 

Enriqueta volvió a la mesa y entonces lo vio. Allí estaba, parado junto  a la entrada. ¡Qué bien le quedaba el traje gris y la corbata a rayas!.Había venido sólo. Parecía un Dios. Isabel  que estaba  con sus hermanos cruzó rauda para el chismerío. “Lo viste, vino por vos, está muy lindo. ¡Suerte Enriqueta!. Esta es tu noche”.  Y fue su noche. Cuando pusieron la “Serenata a la luz de la luna” y él se acercó para sacarla a bailar la cabeza le empezó a dar vueltas. No se había dado cuenta de que era tan alto. No sabía que sus manos eran tan fuertes, no se imaginaba que olía tan bien…Enriqueta se sentía en el cielo. Festejaron como todos la  llegada de los Wawanco con sus camisas floreadas y su ritmo pegadizo. Luis  la  llevó a tomar  una naranjada y entonces  le robó un beso. Enriqueta se sentía  Audrey   Hepburn  en “La princesa que quería vivir”. Estuvieron juntos hasta el final de la noche. La acompañó a la mesa y se presentó a los padres. Fue el broche de oro para ese  inolvidable  sábado de carnaval.

 

Luis Ventura y Enriqueta Manzini se casaron un año después  unos días antes de que terminara febrero.

 

Rosa de la Fuente

 

 

 

 

 

 

Cantidad de Caracteres  7841

Para dejar un comentario

contador de visitas
Contador de visitas
Coronavirus (Covid-19)
Tratado sobre las virtudes perfectas y morales
Audiencia pública

Archivos

Logo de la Red de Medios Barriales
MEDIOS DIGITALES MEDIOS GRÁFICOS MEDIO RADIAL

© 2014 Revista mi barrio | Todos los derechos reservados