Coronavirus (Covid-19)

Primera derivación internacional del Ecoparque: trasladarán un guacamayo de Lear a Brasil

14 de febrero de 2017

El animal, popularizado por la película Rio, de Disney, pertenece a una especie en peligro de extinción y fue recuperado del tráfico ilegal en 2007. Además viajaron dos lobitos de río a Misiones y dos águilas coronadas a San Luis para su liberación.

 

Un guacamayo de Lear recuperado en el barrio de Flores en 2007 y criado desde entonces en el Ecoparque porteño será enviado a un centro de recuperación de aves en el estado de Minas Gerais, Brasil, para su conservación. Es la primera derivación internacional de un animal que habita el Ecoparque.

 

El ave, de la familia del guacamayo de Spix, se hizo mundialmente conocida gracias a la película Rio de Disney. Es una especie que se encuentra en peligro de extinción como consecuencia del tráfico ilegal: por su belleza y rareza (sólo habita en Brasil) es muy cotizado en el mercado negro de animales, especialmente por coleccionistas.

 

Es el único ejemplar de guacamayo de Lear recuperado del tráfico ilegal en nuestro país

 

Fue rescatado en 2007 por Dirección de Fauna Silvestre y Conservación de la Biodiversidad de la Nación y por la División Medioambiente de la Policía Federal. Lo encontraron en una habitación de una antigua casa de la zona suelto, junto a otros 4 guacamayos de la especie jacinto. Desde entonces fue llevado al predio de Palermo, donde fue cuidado por profesionales durante la guarda.

 

La Dirección de Fauna Nación entregará el Leari al Instituto de Medio Ambiente y Recursos Naturales de Brasil, previa aprobación del juez de la causa, para que sea parte de un programa de reproducción y cría para repoblar el medio silvestre.

 

Uno de los factores críticos que inciden en la situación de peligro de extinción es la dificultad para su reproducción en cautiverio

 

Recién en 2015 -y luego de muchos años de trabajo- se logró el primer nacimiento de la especie en una institución de Brasil.

 

Esta derivación es muy importante, no sólo por el ejemplo de trabajo de cooperación de dos países para la conservación de la fauna en peligro de extinción en nuestra región, sino también un mensaje de concientización para luchar contra el tráfico de animales.

 

Según la WWF (Fondo Mundial para la Naturaleza) ese delito mueve más de 180 mil millones de dólares por año, y es el tercer ilícito más grande del mundo, después de las armas y las drogas.

 

Otros traslados

 

Al del guacamayo de Lear se suman el reciente traslado de dos hembras lobitos de río (nutria subtropical) al refugio Güirá Oga, en Misiones, y el de dos águilas coronadas a San Luis, para su liberación.

 

Se trata de Pancha, que llegó al antiguo zoológico en mayo de 2013 tras una incautación de Fauna Nación, y Meg Anne, que arribó en agosto de ese año, gracias a la donación de un particular. Su caso fue especial ya que tenía 45 días de vida, pesaba 600 gramos y fue criada a mamadera por los cuidadores.

 

El lobito de río llega a vivir hasta 21 años en cautiverio. Se alimenta principalmente de peces, crustáceos y moluscos. En un acto de oportunismo su dieta se estira a insectos, reptiles, aves y pequeños mamíferos. En el país se encuentra en Salta, Jujuy, Tucumán, Formosa, Chaco, Misiones, Santa Fe, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, y Buenos Aires.

 

El viaje hacia el nuevo hábitat se hizo en avión, dentro de caniles especialmente acondicionados, previo entrenamiento para evitar el estrés

 

El refugio de animales silvestres “Güirá Ogá”, fundado 1997, es co-manejado con el Ministerio de Ecología de la Provincia de Misiones y la Fundación Azara, y es un ejemplo en el rescate y la rehabilitación de fauna silvestre.

 

Las águilas coronadas, en cambio, viajaron en camioneta a San Luis, al Centro de Conservación de Vida Silvestre en la Florida. Allí hay una voladora de tamaños adecuados para que musculen (paso previo para que sean liberados) y así completar la rehabilitación.

 

Uno es Ronaldinho, subadulto macho (cuyo plumaje es rufo, colorado), nacido en La Pampa en 2012. Tiene un anillo y un GPS que fue colocado por el Centro de estudios y Conservación de Aves Rapaces de Argentina (CECARA).

 

En noviembre de 2014 había recibido un disparo que le causó fracturas múltiples y le quedó plomo en la sangre

 

Llegó al antiguo Zoológico y se le realizaron tres cirugías ortopédicas que le salvaron la vida.

El otro ejemplar es un adulto gris que llegó desde Mendoza en octubre de 2016. Vivió más de diez años en el Zoológico de San Rafael y luego en un campo. Su estado de salud es bueno y tiene buena relación con otras águilas.

 

El Ecoparque trabaja en un plan de acción para la conservación del águila coronada, el águila más amenazada de Sudamérica. La especie se alimenta de serpientes (coral, yarará), lagartos, tortugas y se cree que algún mamífero pequeño. Habita desde el norte de Río Negro hasta el Sur de Brasil, en bosques de quebracho o algarrobo.

 

Más sobre el Leari

 

  • Nombre Científico : Anodorhyncus leari.

 

  • Nombre común: Español: leari, guacamayo de Lear, guacamayo cobalto.

 

  • Distribución: Nativo de Brasil, se conoce de dos colonias en Toca Velha y Serra Branca, al sur de la meseta Raso da Catarina en el noreste de Bahía.

 

  • Hábitat: palmares y selvas, entre 400 y 800 metros de altura.

 

  • Alimentación: Se alimenta de semillas, frutas secas y bayas. En libertad, la mayor parte de la dieta son los frutos de la palma de licurí (Syagrus coronatus).

 

  • Características generales: Se caracteriza por tener un plumaje azul claro en el cuerpo, con zonas amarillas alrededor de los ojos y a los costados de la base de la mandíbula inferior. El pico es de color negro. Mide entre 70 y 75 cm y pesa alrededor de 1 kg. No presentan dimorfismo sexual.

 

  • Reproducción: Alcanzan la madurez sexual entre los 2 y los 4 años. El periodo de reproducción es entre invierno y primavera. La nidada consta de 1 a 3 huevos y el período de incubación dura entre 22 y 28 días. Por lo general, el nido está construido en huecos de tronco de palmeras, pero también anidan en las grietas de montañas. Tiendan a formar pareja biológica estable.

 

  • Longevidad: Entre 30 y más de 50 años en algunos casos.

 

  • Status de conservación: EN (Endangered) en peligro de extinción.

 

En 1983, la población mundial se estimó en sólo 60 aves (Yamashita 1987). Los siguiente censos han

estimado:

 

  • 246 aves en 2001 (Gilardi 2001).

 

  • 400-500 en 2004.

 

  • 630 en 2006 (Y. Barros en lit. 2007).

 

  • 960 en 2008 (P. Develey en lit. 2009).

 

  • 1.123 en 2010 (Barbosa 2010).

 

  • 1.263 en 2012 (Lugarini et al., 2012).

 

Luis Alberto Serres

 

 

 

 

 

 

 

Cantidad de Caracteres   6523

Para dejar un comentario

contador de visitas
Contador de visitas
Coronavirus (Covid-19)
Tratado sobre las virtudes perfectas y morales
Audiencia pública

Archivos

Logo de la Red de Medios Barriales
MEDIOS DIGITALES MEDIOS GRÁFICOS MEDIO RADIAL

© 2014 Revista mi barrio | Todos los derechos reservados