Coronavirus (Covid-19)

Pasó en los setenta

22 de marzo de 2017

   ¡Otra vez!  El viejo no aprendía nunca. Recién habíamos terminado de  pagarle a  la gallega de la esquina  y en la lona de nuevo.” Cállate, cállate  Juancito  este caballo  va a ganar  en todas las carreras como que me llamo  Julián  Alonso”. Juancito era yo. Ahora era Juancito y antes fue Gustavo que se había ido a  España y  antes aún  su única hija mujer: Irene. Con sólo veinticinco años estaba   llena de hijos, ya iba por el quinto , vivía en Ciudadela . Su marido era milico. Lo tenía cerca en los cuarteles de enfrente , como estaba mucho en casa  la prole se agrandaba. Era además muy creyente y por eso tenía todos los  hijos que el Señor les mandara.

Aunque la miseria los rodeara  iban camino  a ser un familión. Casi no nos veíamos,  Así  iba pasando la vida de  Julián Alonso. No quería que lo llamaran  Don, más bien  Julito, como dicen modulaba con su acento  del Piamonte mi abuela   Anunciata. Gracias a ella que se había muerto  cuando yo no había nacido , teníamos donde vivir. La vetusta casa  de la calle  Barragán  era  ahora  propiedad del único heredero, mi viejo. .  Alguna vez Julián Alonso había trabajado en la fábrica Teubal, un ícono de Versalles. pero, afecto a  armar  pendencias y poco  encariñado con el laburo  lo habían echado.” ¿Regaste  el rosal blanco? Y el rojo y  las margaritas de los macetones de cemento”.  Me tenía podrido, pero  como con eso sacaba algunos mangos  había que obedecer. Tenía  muchas plantas. Las flores y los caballos eran su vida.  También el tinto, vicio del que había mejorado pero le había costado que mi madre avergonzada y muy enferma se fuera para siempre….

Yo había salido a ella,  pelirrojo y retacón  Julito,  Julito, no… Julito tenia su pinta. El  sabía que todos lo miraban.  La viuda de Ramírez corría las cortinas de crochet, cuando él pasaba. La turca de la tienda, la gallega del almacén y hasta las pibas de Jumper azul del Perpetuo se daban vuelta para mirarlo. Decía que se trajeaba por cábala. Todos los viernes a eso de las diez de la mañana, la madrugada para él, se dirigía al puesto de  diarios de la  esquina de la plaza. y      ahí,  adquiría su literatura “ Buen día pibe”,  el chico no necesitaba que  le hiciera  ningún pedido  para alcanzarle , calentita todavía  La fija. A veces se animaba a cargarlo, “oiga tiene el nudo de la corbata torcido” Jejé.

La corbata estaba puesta encima del cogote porque el viejo no se ponía camisa. Iba en musculosa debajo del  traje Príncipe de Gales gris oscuro. Vestido para la suerte, decía, volvía silbando un tango para estudiar  las carreras de la tarde. Todos los sábados iba  a Palermo y a veces también los jueves Entonces  pilchaba de primera.  A mí  nunca me llevó. Creo que cuando ganaba  iba por ahí a festejar con alguna loca. Era  un sinvergüenza. Muchas flores, muchas plantas, muchas rosas ¿Qué gil que fui! Idealista como la vieja creía las mentiras que me contaba cuando le iba bien, porque cuando le iba mal se hablaba poco y  comíamos salteado. Todo esto fue antes de  ir a la colimba, yo como dije era el más chico, casi  no conocí a mi mamá. Me tuvieron de muy grandes. Me había tocado caballería y estaba cepillando un matungo cuando me lo vinieron a decir. Parece que  por festejar tupido no vio el camión y allí se quedó,  casi enfrente de la barrera de Barragán. Desde que me había incorporado al ejército  volvió con todo  al  escabio. Debía andar por los setenta.

Siempre había oído hablar mal de la milicia. Al viejo mismo lo habían sacudido por desertor y se había comido un año  adentro pero para mí esos dos años fueron  lo mejor que me pasaron. Al oficial, que era el jefe de mi grupo  lo había conquistado con mi excesiva obediencia. Acostumbrado  a toda clase de sufrimientos el trabajo no me asustaba para nada y en cambio la comida a horario, aunque no era rica, el orden  y ver esa gente tan distinta de la que yo había  conocido me gustaba. En el cuartel una de las cosas más importantes es que se le diera duro al trabajo y a obedecer  las órdenes, yo  agarré muy rápido lo que todos querían y  me dio buenos frutos. Entonces fue  que me llevaron a la casa de un Capitán  para ayudarle al custodio que tenía asignado..

La mujer era irlandesa y era pelirroja como yo, sólo que mis pelos debían provenir de algún antepasado dudoso y en cambio ella, además  de ser  muy linda, tenía verdadera estirpe. . Me tomó simpatía tenían un gran jardín y como yo de plantas sabía bastante alguna vez  me permití temeroso  a decirle algo  acerca de  los gusanos que se comían las hojas y demás conocimientos que había adquirido de pibe  cuidando las plantas del viejo. Lo que  me  hizo ganar toda su confianza fue cuando le conté aquello de “las montañitas” Era una mañana de enero. Ya había  lustrado el auto del Capitán porque acompañado por el custodio debía viajar a La Plata.

La señora estaba rezongando por los pimpollos de rosas chinas caídos en el suelo y yo me animé y le dije. “Disculpe señora son las montañitas” “  ¿qué montañitas?” me dijo? “Esas…esas chiquitas de tierra húmeda que aparecieron” “. Esas montañitas, como le decís vos, siempre  se forman en el verano” “. Bueno yo le voy a mostrar  que son las cuevas de los bichos que cortan sus flores.” “ ¿Cómo sabés eso?, Me parece que estás inventando…” “ No, no””. Si me trae un poquito de detergente ,  usted misma los podrá ver”. A la señora  le había caído bien, así que fue a la cocina y me alcanzó el detergente.; Lo puse entonces en un tarrito que andaba por ahí le agregué agua y de a chorritos lo fui echando  en las montañitas….Mire, mire señora, mire porque van a  aparecer. Así fue al rato salieron de cada  pequeña madriguera  los bichos. “dicen que son  los parientes malvados de los grillos. Hay que irlos aplastando  a medida que salen”. Esa manifestación de conocimiento  me hizo ganar la confianza de  la Señora  Zulema. No tenia hijos, no era muy joven, creo que necesitaba querer a alguien como mamá.

Casualmente yo también necesitaba querer  a una mamá como hijo… Nunca me alejé de esa casa. Después de terminar el servicio militar  me  ayudó  a  conseguir un trabajo donde pudiera ganarme la vida y estudiar. Fue en una escuela técnica del ejército. Aprendí el oficio de tornero. Mi vida de  pendejo había quedado definitivamente atrás. Con la recomendación del capitán entré en un taller metalúrgico. Casi  todos los meses iba a visitar a la Señora Zulema . Tomábamos mate cocido y  hablábamos  de las plantas , que se habían puesto enormes y de algunas cosas mías. Cuando conocí a Laura, ella fue la primera que lo supo. A mi hermana que vivía en Ciudadela se lo dije mucho después.

Cuando me levanto  a veces creo que no es a mí que me está pasando esto. Como  no hay torneros, porque todos se fueron a trabajar a  Europa, me  vinieron a buscar al taller. Me hicieron algunas preguntas y me trataron como si fuera  un  DOCTOR , me toman duplicándome el sueldo. La semana que viene me caso Alquilé un departamento en Flores.  La señora Zulema se está poniendo grande. Las arrugas de su rostro revelan el largo tiempo vivido. Camina por su jardín más despacio. El capitán  y ella van a ser mis padrinos..

. Sólo pienso en el futuro. Seguiré aprendiendo cada día .Nunca tomaré vino. Nunca jugaré a las carreras. Trabajaré cada día mejor. Seré buen marido y también buen padre. Me mudaré del departamento y compraré una casa con jardín-en Versalles, frente a la plaza. Les enseñaré a mis hijos el secreto de  las montañitas  y la señora Zulema vendrá a visitarlos y les contará cuentos como una dulce abuelita

Rosa de La Fuente

Cantidad de Caracteres  7825

Para dejar un comentario

contador de visitas
Contador de visitas
Coronavirus (Covid-19)
Tratado sobre las virtudes perfectas y morales
Audiencia pública

Archivos

Logo de la Red de Medios Barriales
MEDIOS DIGITALES MEDIOS GRÁFICOS MEDIO RADIAL

© 2014 Revista mi barrio | Todos los derechos reservados