Cuidémonos del calor

Revista mi Barrio

Periódico barrial de Villa Real y Versalles, barrios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

14 de febrero: semana mundial de la cardiopatías congénitas.

enero 15, 2019

Las cardiopatías congénitas son una anomalía estructural y o funcional del corazón y constituyen la tercer causa mundial de mortalidad infantil.  En nuestro país, cerca de 8000 niños nacen con este defecto congénito del

corazón. Se calcula que muchos de ellos, debido a la falta de diagnóstico  temprano   y   complicaciones   en   el   acceso  al  tratamiento, tendrán   que  sobrellevar secuelas en su calidad de vida, que afectaran su crecimiento y  su vida de relación. Cerca del 3% de estos niños no sobreviven.

 

Las cardiopatías congénitas varían según su grado su complejidad y su compromiso   funcional.   Existe   un   grupo   de   cardiopatías   que     son   de gravedad, y los niños que nacen con ella, tienen un enorme   riesgo de vida   cuando   el   lugar   de   asistencia   no   tiene   los   medios   para   asistirlo.

 

Algunos de ellos, debido a la falta de diagnóstico mueren debido a los daños   irreparables   en   su   organismo.   Otros, si bien  pueden   ser trasladados, es  para  ellos  y  su  familia  una  situación  traumática  y riesgosa.

 

Algunas cardiopatías congénitas pueden no ser detectadas los primeros días de vida: “todo está aparentemente bien”. Sin embargo, muchos son los   casos   donde   los   padres   acuden   a   los   pocos   días   de   urgencia   a   la guardia por síntomas presentes en su bebé, en algunos casos mostrando cuadros respiratorios de gravedad y  problemas de oxigenación, entre los más frecuentes.

 

Otro grupo de cardiopatías pueden permanecer ocultas en los primeros tiempos, poniendo  en riesgo  la vida del   niño por desconocer  su existencia,  que  se  hace  evidente luego  de  infecciones   respiratorias recurrentes y  cada vez  más graves,  con riesgo alto de secuelas en su crecimiento y desarrollo, debido al diagnóstico tardío de la misma.

 

En   nuestro   país, existe  desde  el  año  2010, el  Programa   Nacional   de  Cardiopatías Congénitas, el cual  ha posibilitado el acceso al  tratamiento de   muchos   niños,  pero  se  necesita  seguir   trabajando   aún   más,   para  garantizar una mejor atención en todo el país, y para eso es fundamental  convertir   el   Programa   en   Ley   Nacional,   como   forma   de   asegurar   la continuidad de la asistencia así como la mejora en su implementación, en  acciones concretas como  la garantía de los traslados a los centros de alta  complejidad.

 

A su vez, para reducir la mortalidad por esta causa, se necesita llevar a cabo como medida sanitaria la implementación de estudios de diagnóstico  prenatal y neonatal para su detección precoz, que garanticen en un alto  porcentaje la sobrevida de los niños que nacen con esta condición en todo  el territorio argentino, considerando que más del  90% los casos pueden  ser detectados  desde  un  estudio  prenatal  y  diagnosticados   a   tiempo, evitando complicaciones, riesgos innecesarios  y muertes evitables.

 

 

 

 

 

 

Cantidad de Caracteres    2971

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *