Coronavirus (Covid-19)

El Sistema de salud Porteño: Pandemia, Epidemia, Falta de insumos y Desprotección laboral

2 de febrero de 2020

La ciudad de Buenos Aires es el distrito con más contagios de coronavirus por cantidad de habitante y junto con la Provincia de Buenos Aires concentran el 52% de los casos registrados. Con el transcurso de las semanas, se evidencia cada vez más lo dañado que está el sistema sanitario porteño.

 

Todavía latente el escándalo de la compra de barbijos con 240% de sobreprecio que detallamos la semana pasada, este lunes trascendió que no sólo habían sido adquiridos de familiares de funcionarios, sino que además llevaban tres años vencidos.

 

A la par del derroche de recursos por parte del Ejecutivo de la Ciudad, las trabajadoras y los trabajadores de los hospitales porteños reclaman por la falta de insumos básicos. Es lógica la alarma, a nivel nacional el 14% de los infectados son trabajadores de la Salud.

 

En este contexto, muchas y muchos trabajadores de los hospitales públicos se suman a los reclamos de los residentes y concurrentes, que han profundizado una lucha que viene desde hace tiempo y hoy se asienta bajo las consignas “¿Quién cuida a los que cuidan?”, “En cada máscara donada hay ausencia del Estado” o ”taparnos la boca no implica callarnos” .

 

Como si no fuera suficiente, la epidemia del dengue continúa escalando y la Ciudad de Buenos Aires registra casi la mitad de los contagios.

 

Falta de Insumos

Esta semana, las trabajadoras y los trabajadores de la salud realizaron un aplauso masivo a modo de protesta, debido a que no cuentan con insumos suficientes para poder atender a los pacientes de manera segura. El reclamo al Ministerio de Salud de la Ciudad, lo vienen realizando desde el comienzo del confinamiento obligatorio. Barbijos de mala calidad, camisolines que muchas veces no son hidrorepelentes, máscaras, alcohol en gel, jabones o papel higiénico que han tenido que comprar con dinero de su bolsillo, son algunos de los reclamos.

La vulnerabilidad de los técnicos y profesionales de la salud es un denominador común del sistema sanitario porteño. Estas denuncias que evidencian la falta de protección se multiplicaron en los 33 hospitales de la Ciudad y resulta aún más impactante viendo que quienes las encabezan son los y las profesionales que enfrentan la pandemia del coronavirus y la epidemia del dengue.

 

La falta de insumos afecta a todas las áreas de los hospitales, ya que la totalidad del personal debe utilizar guantes y barbijos de distintas calidades. La desprotección se registra aún en las “Unidades Febriles”, creadas recientemente para evitar que las Guardias se infecten de Covid-19 y donde sus trabajadores requieren el mejor equipamiento de protección.

 

Algunas instituciones debieron acudir a la justicia para que se les garanticen los elementos para poder trabajar protegidos y hay hospitales que tuvieron que cerrar áreas enteras debido a los contagios intrahospitalarios del Covid-19, como el Ramos Mejía o el Zubizarreta.

 

Al principio el Ministerio de Salud de la Ciudad, desconoció haber recibido los reclamos o documento que denuncien estos faltantes de insumos. Luego de una sucesión de manifestaciones públicas, desde la cartera sanitaria recién esta semana informaron que se pondrá en marcha un cronograma de abastecimiento para que los hospitales de la red pública porteña cuenten con los materiales y equipos de protección personal.

 

Mientras corren los días, las mismas personas que son aplaudidas masivamente en los balcones y ventanas de las casas porteñas cada noche, se ponen aún más en riesgo en un escenario de por sí trágico.

 

Residentes y Concurrentes

 

Esta realidad es más compleja todavía para residentes y concurrentes, que no cuentan con ART ni obra social y están sometidos a una gran flexibilización laboral.

 

Recordemos que a fin del año pasado, Horacio Rodríguez Larreta impulsó, a fuerza de represión, una ley para quitarle aún más derechos laborales a residentes y concurrentes de la Ciudad. Gracias a la lucha organizada de los profesionales de la salud, se dejó sin efecto la norma, pero el gobierno siguió dándole la espalda a los reclamos de los trabajadores.

Desde entonces se encuentran en asamblea permanente, incluso en el marco de la pandemia actual. Las condiciones de mínima que exigen son que se les pague sus salarios y se les garantice la ART. Estiman que más de 1400 concurrentes del sistema de salud están sin cobrar, los residentes se enfrentan a contratos precarizados, extensas jornadas de trabajo, guardias infinitas, falta de rotación y de elementos de seguridad.

 

En febrero el Gobierno porteño propuso armar una mesa de trabajo a convocarse en marzo, sin embargo quedó pendiente. Resulta llamativo que no se generen canales de diálogo con los agentes de la salud, sobre todo si hablamos de un Gobierno que se jactó de concebir al sistema de salud de interés público y que anunció con bombos y platillos medidas para orientar los recursos al combate de la pandemia.

 

Dengue

 

Mientras crecen los casos de coronavirus,  la epidemia del dengue no da tregua. Debido al abandono en la prevención de los últimos años, se registraron más 12 mil casos confirmados de dengue en el país, de los cuales 5221 son de la Ciudad de Buenos Aires. Los barrios más afectados se encuentran en el sur: Flores, Barracas, Soldati, Vélez Sarsfield y Villa Lugano concentran el 58% de todos los casos.

Este virus representa un problema desde el 2009 y, para este año, el Grupo de Estudios de Mosquitos de Exactas UBA, había advertido que los casos iban a aumentar debido a que el mosquito transmisor Aedes aegypti desarrolló una adaptación para sobrevivir al frío en la ciudad. Sin embargo, el Gobierno porteño no atendió las alertas ni llevó a cabo las medidas preventivas y las fumigaciones correspondientes para evitarlo.

 

Desprotección

 

Hoy las vecinas y vecinos de la Ciudad están desprotegidos frente a una pandemia y una epidemia que suceden en simultáneo. Al mismo tiempo, la Villa 31 se enfrenta a otro problema de sanidad básico: está sin agua hace más de cuatro días y hoy se confirmaron 11 nuevos casos de coronavirus.

 

El sistema sanitario y las medidas interdisciplinarias básicas que se requieren para fortalecerlo están en crisis total. Para cuidar la salud pública es fundamental proteger y garantizar los derechos de sus trabajadores, fortalecer la prevención y direccionar los recursos en este sentido. Los sobreprecios, los insumos vencidos y la falta de elementos básicos no tienen lugar para la crisis sin precedentes a la que nos enfrentamos.

 

Luis Alberto Serres

Fuente: Proyectar Ciudad

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cantidad de Caracteres 6588

Para dejar un comentario

contador de visitas
Contador de visitas
Coronavirus (Covid-19)
Tratado sobre las virtudes perfectas y morales
Audiencia pública

Archivos

Logo de la Red de Medios Barriales
MEDIOS DIGITALES MEDIOS GRÁFICOS MEDIO RADIAL

© 2014 Revista mi barrio | Todos los derechos reservados