Doná sangre

Un gobierno que se desentiende de la educación. Larreta delega nuevas responsabilidades estatales en las cooperadoras

25 de junio de 2021

A través de una nota dirigida a las supervisiones y conducciones escolares, el Ministerio de Educación porteño informa que a partir de ahora las cooperadoras escolares serán las encargadas de garantizar la provisión de bebidas calientes para les estudiantes.

 

Por Jonatan Baldiviezo, María Eva Koutsovitis y Alejandro Volkind.

 

La decisión se da en el marco del llamado “Programa de Asistencia Económica para insumos en el marco de la emergencia sanitaria” (Resolución N° 2021-114-GCABA-SSGEFYAR), a través de la cual, en mayo de este año, en plena Emergencia Sanitaria, el GCBA decidió unilateralmente transferir a las Cooperadoras la responsabilidad de garantizar los elementos de higiene y bioseguridad para les estudiantes. Esta obligación no estaba ordenada por ley y luego del rechazo masivo de las cooperadoras, tuvo que ser modificada, quedando sólo obligadas las cooperadoras que aceptaron expresamente incorporarse a este nuevo programa.

 

Ahora, el GCABA vuelve a la carga con decisiones similares, pero en este caso vinculadas al servicio de alimentación.

 

En la nota NO 2021-18199047-GCBA-DGSE con fecha del 16 de junio, asegura que:

 

“En el marco del acompañamiento que permanentemente se realiza desde la Gerencia Operativa de Cooperadoras, dependiente de la Dirección General de Servicios a las Escuelas de la Subsecretaría de Gestión Económica y Financiera y de Administración de Recursos se ha recabado la necesidad de adquirir los insumos necesarios para ofrecer infusiones con el fin de ser consumidas por los/as alumnos/as, teniendo en cuenta las bajas temperaturas en esta época del año”.

 

Para eso, nuevamente, lo que ofrece el Ministerio es la entrega de una suma de dinero, que va de 30 mil a 90 mil pesos, dependiendo de la cantidad de estudiantes que asistan al establecimiento educativo, para la compra de “pavas eléctricas, termos, vasos descartables, yerba, té, azúcar y leche.”

 

Es decir, la Gerencia Operativa de Cooperadoras detecta la obvia necesidad de que les estudiantes puedan tomar una taza de mate cocido en pleno invierno, se la transmite a la Dirección General de Servicios a las Escuelas, que a su vez se la hace saber a la Subsecretaría de Gestión Económica y Financiera y de Administración de Recursos, y la mejor idea que tiene toda esta enorme y costosa estructura burocrática es definir que esta necesidad tan básica, la resuelvan las cooperadoras escolares (aquellas que acepten la responsabilidad y los subsidios del programa de la Resolución N° 114), que son asociaciones civiles basadas en el trabajo voluntario de las familias, creadas y pensadas para otros fines.

 

 

Un gobierno que se lava las manos

 

Desde que inició la pandemia, situación que obligó a repensar distintas características del sistema educativo, la única política clara del gobierno porteño es sacarse de encima sus responsabilidades.

 

  1. Pese a la necesidad innegable, no invirtió ni un peso en la entrega de computadoras ni en garantizar internet. Peor aún, recortó 371 millones de pesos destinados al Plan Sarmiento para trasladarlos a la Educación Privada.

 

  1. Cuando más insistió en la vuelta a las aulas, redujo en un 71% el presupuesto de Infraestructura escolar.

 

  1. Cuidando el negocio de las empresas concesionarias del servicio de comedores, mantiene las Canastas Escolares Alimentarias –cuyos productos tienen un 100% de sobreprecio- y se niega a entregar una Tarjeta alimentaria, que permitiría que con el monto de dinero que actualmente se destina por Canasta, las familias pudieran comprar el doble de productos.

 

A esta larga lista, ahora, se le suma la delegación de responsabilidades del GCBA a las cooperadoras escolares.

 

Un nuevo acto de cinismo que deja a las claras la desastrosa gestión del gobierno durante la pandemia, basada en la improvisación y la especulación electoral.

 

Foto 1

 

Foto 2

Para dejar un comentario

contador de visitas
Contador de visitas
Doná sangre
Convocatoria a audiencia pública
Convocatoria a audiencia pública
Convocatoria a audiencia pública

Colaboradores

  • Carlos Javier Lencinas
  • Gabriel Solano
  • Sol Samite
  • Enrique Grimberg
  • Rodrigo Estevez Andrade
  • Pablo Corrales
  • Karina Balanda
  • Julian Besio (Proyectar Ciudad)
  • Lorena Pokoick
  • Susana Boragno
  • Cristina Canestrari

Archivos

Logo de la Red de Medios Barriales
MEDIOS DIGITALES MEDIOS GRÁFICOS MEDIO RADIAL

© 2021 Revista mi barrio | Todos los derechos reservados