Testeate

El San Martín que NO Conocemos.

17 de agosto de 2021

Su comida preferida era el asado, que casi siempre comía con un sólo cubierto: el cuchillo. Era muy hábil en comer así. Solía morder un pedazo de carne, y como los paisanos, cortaba el sobrante con un cuchillo afilado. ¡Había quienes se maravillaban que no se cortara la nariz!

 

No le gustaba el mate. Pero era un apasionado del café. Y como era muy «pillo», conocedor íntimo del alma del soldado, para no «desairar» a sus muchachos, tomaba café con mate y bombilla.

 

Conocía mucho de vinos. Y podía reconocer su origen con sólo saborearlo.

 

Era un empedernido fumador de tabaco negro, que el mismo picaba, para luego prepararse sus cigarros.

 

Era muy buen jugador de ajedrez, y realmente era muy difícil ganarle.

 

Se remendaba su propia ropa. Era habitual verlo sentado con aguja e hilo, cosiendo sus botones flojos o remendando un desgarro de su capote, el cual, abundaba de ellos.

 

Usaba sus botas hasta casi dejarlas inservibles. Más de un vez las mandaba a algún zapatero remendón, para que les hagan taco y suela nuevos.

 

Predicaba con el ejemplo. El mismo enseñaba el manejo de cada una de las armas, como lo atestiguan las melladuras del filo de su Corvo, inigualable instrumento de enseñanza de la esgrima. Y jamás, daba una orden a sus subordinados, que él mismo no pudiera cumplir.

 

Su palabra era santa, y para sus hombres era ley.

 

Era muy buen pintor de marinas. Él mismo decía que si no se hubiera dedicado a la milicia, bien podría haberse ganado la vida pintando cuadros.

 

Era muy buen guitarrista, habiendo estudiado en España con uno de los mejores maestros de su época.

Hablaba inglés, francés, italiano, y obviamente español, con un pronunciado acento andaluz.

 

Tenía la costumbre de aparecerse por el rancho, y pedirle al cocinero que le diera de probar la comida que luego comería la tropa. Quería saber si era buena la comida de sus muchachos. Y allí mismo, en la cocina, la comía de parado.

 

Luego de comer, dormía una siesta corta, de no más de una hora, para luego levantarse y volver al trabajo.

Aquella famosa frase Sanmartiniana que dice: «De lo que mis Granaderos son capaces, sólo lo sé yo. Quién los iguale habrá, quién los exceda, no», originalmente era «De lo que mis muchachos son capaces…».

 

En Campaña, era el último en acostarse, después de cerciorarse que todos los puestos de guardia estuviesen cubiertos, y el resto de la tropa descansando. Y para cuando empezaba a clarear el sol en el horizonte, hacía rato que el General contemplaba el alba.

 

Texto Adrian Santos

 

Autor: Guillermo Guiraldes

 

 

 

 

 

 

 

 

Cantidad de Caracteres   2562

Para dejar un comentario

contador de visitas
Contador de visitas
Testeate
Convocatoria a audiencia pública
Convocatoria a audiencia pública
Convocatoria a audiencia pública

Colaboradores

  • Carlos Javier Lencinas
  • Gabriel Solano
  • Sol Samite
  • Enrique Grimberg
  • Rodrigo Estevez Andrade
  • Pablo Corrales
  • Karina Balanda
  • Julian Besio (Proyectar Ciudad)
  • Lorena Pokoick
  • Susana Boragno
  • Cristina Canestrari

Archivos

Logo de la Red de Medios Barriales
MEDIOS DIGITALES MEDIOS GRÁFICOS MEDIO RADIAL

© 2021 Revista mi barrio | Todos los derechos reservados