Coronavirus (Covid-19)

Navarro un Pueblo Gaucho con Historia

5 de febrero de 2018

Navarro  tiene un pasado rico en historia y un presente vivo con gente que quiere a su  localidad, que mantiene su característica de pueblo de campaña. Es un lugar encantador.

Aquí esta el recuerdo de  mis abuelos Rosa y Miguel Corado que en 1924  emigraron a Navarro  de la vecina localidad de Mercedes.  Por muchos años resonaron en la familia los relatos de la mudanza  recorriendo las siete leguas con algún carro por un antiguo camino de tierra, Llevaban la vaca y el ternero.  La abuela cocinando el almuerzo para sus seis hijos a un costado del camino y luego haciendo noche en alguna estancia solidaria. Fueron a “progresar” haciendo quinta de verdura ante la incredulidad de algunos que les decían  “…aquí no crece nada…” En 1933 emprendiendo  el regreso,  ya con nueve hijos y con un camión comprado con “pesos fuertes”  para adquirir una quinta en Mercedes ante los reclamos del Intendente Melazzi: “Usted hizo los pesos aquí …” les decía.

La ciudad debe su nombre al conquistador Miguel Navarro, compañero de Garay, a quien el fundador confió en encomienda al cacique Pibisque o Chivilque con todo sus indios.

 

En 1767 fue erigida la Guardia de San Lorenzo de Navarro, .en tierras que eran  aptas para el pastoreo del ganado perteneciente al Santuario de Luján.

 

Hay documentos que cuentan el estado de desamparo en que se hallaban. En 1779 es elevado a Fortín por disposición del Virrey Vertiz que propuso la radicación  de familias. Estos fortines  eran contenedores del avance del indio y servían de albergue a vecinos y viajante en caso de invasión de los malones. El Partido de San Lorenzo de Navarro fue declarado en enero de 1798 por el Cabildo de Luján.  En 1825 el agrimensor José de la Villa demarcó los límites del ejido delineando la calle de circunvalación. En 1870 se realizó el trazado definitivo del pueblo.

Un Hito de la Argentinidad ubicado en la plaza principal,  frente a la Iglesia, recuerda: Homenaje a los Blandengues y Paisanos que de aquí concurrieron a la Reconquista de Buenos aires el 12 de agosto de 1806. -1806 NAVARRO 1979.

 

Algunos hechos marcaron para siempre la localidad. El 9 de diciembre de 1828, en la estancia “El Talar” de Juan Almeyra, las fuerzas de Lavalle derrotaron al gobernador  Manuel Dorrego que fue fusilado el 13 de diciembre. Un acontecimiento que marcó profundamente la historia nacional y local. El cura párroco de la Iglesia, al día siguiente,  previo oficio y misa de cuerpo presente, sepultó el cadáver en el camposanto contiguo a la parroquia. En el breve período de gobierno de Juan José Viamonte,  sancionó un decreto el 29 de octubre de 1829  donde dispuso que se levantaran los restos de Dorrego y se trajeran a Buenos Aires.  Rosas,  en una de sus primeras medidas de gobierno nombró una comisión al efecto que partió el 13 de diciembre para Navarro escoltada por veinte soldados. Llegan al día siguiente. El doctor Cosme Argerich que  como médico forense, deja un importante informe de su actuación…. A las doce y media de la mañana…principió las operaciones necesarias al lleno de este  objeto… el 14 de diciembre de 1829, al año justo de su muerte. Cuenta como se llegó al cuerpo de Dorrego y en el estado que se encontraba: tenía las botas puestas, los pantalones y la camisa de tela escocesa…el pañuelo de seda y de color amarillo con que le fueron vendados los ojos al momento de su ejecución. La camisa había sido del General Araóz de Lamadrid que le fue entregada a pedido de Dorrego para que su amante esposa., Angela Baudrix,  no reciba la ensangrentada de la ejecución. Se retiró el cuerpo de la fosa, se lo lavó con agua y se lo sumergió en una solución de sublimado corrosivo durante un día, después fue puesto “un rato al sol y barnizado  todo, por aceite de trementina, fue colocado en una urna…a la presencia del señor camarista, el Escribasno Mayor de Gobierno y muchos vecinos…cerré la urna con dos candados cuyas llaves fueron entregadas por mi al señor camarista, doctor Miguel Villegas”

 

Partió la comisión con los restos del difunto . El Juez de Paz y Comisario de Flores le  dirige una carta a Rosas el 15 de diciembre de 1929,  solicitando se le permita demorar el cadáver de Dorrego al paso de la Iglesia de San José Flores “para hacerle los funerales y también que se les permita  el acompañarle con todo el pueblo…hasta la Piedad o cuanto menos hasta llegar a la línea del Partido de mi mando para hacerle los honores…. El permiso le fue concedido..

 

De la Iglesia de la Piedad el 20 de diciembre de 1829, parten a la Catedral  donde se realiza una importante ceremonia funeral ante la presencia del Gobernador Rosas  que lo despide así: Dorrego, víctima ilustre…descansa en paz…¡¡¡.Después fueron llevados al Cementerio del Norte (Recoleta), a la bóveda,  para su eterno descanso.

 

En diciembre de 1867, Navarro se vio azotada por la epidemia de cólera que afectó a  Buenos Aires y varios pueblos de la provincia. En el censo de 1866, el Partido de Navarro contaba con  una población entre la ciudad y el campo de 11.195 habitantes.   Según los datos en el  Archivo Parroquial, se contabilizaron 1518 fallecimientos, cifras no precisas, dado la gravedad de la epidemia. Por  el peligro de contagio y por fata de sepultureros, se habilitaron fosas provisorias en los campos,  para evitar los traslado de los cuerpos. La localidad carecía de facultativos, parteras y hospital. Esto había favorecido la actividad de los curanderos, costumbre que no perdió vigencia. En muchos casos eran los que firmaban los certificados de defunción y provocó las quejas del doctor Tomás Perón elevadas  al Presidente de la Corporación Municipal.  Hay varias  notas dirigidas por el Juez de Paz Casanovas Moura al  Ministro de Gobierno Nicolás Avellaneda solicitándole el envío de médicos. En respuesta a estos pedidos, es enviado al practicante Parides Pietranera quien estaba comisionado para indicar a la Municipalidad de Navarro las medidas higiénicas a adoptar y asistir a los pobres. El Gobierno pedía que se le dé alojamiento y comida al señor Pietranera.

 

En el  cementerio local inaugurado en 1857, se encuentran las bóvedas y sepulturas de la epidemia de cólera.  Dado su valor patrimonial, por una propuesta del concejal Raúl Lambert y otros,  una ordenanza del Honorable Concejo Deliberante local las declaró “Patrimonio Histórico  y Cultual Protegido y /o monumentos del Cementerio Municipal de Navarro (2005)”. Se prohibió  la demolición parcial o total de lápidas, molduras, ornamentos y cualquier alteración arquitectónica que afecte el estilo original de los mismos

 

Otro hecho que marcó a esta zona bonaerense fueron las andanzas de Juan Moreira, que “antes de echarse a perder fue trabajador de estancia, diestro domador y cuidador de caballos y carretero de confianza”. Fue  muerto en Lobos el 30 de abril de 1874.

.

 

A esta zona agrícola-ganadera la cruzaron   dos ramales ferroviarios.: el Empalme Lobos del Ferrocarril Sud  inaugurado en 1898 y  la Compañía General  en 1908, ambas desactivadas. En esta última, la estación cuenta con un atractivo   museo ferroviario.

 

Navarro es una importante cuenca lechera y considerada Capital Nacional del Tambo.

La laguna de 220 hectáreas es visitada por los amantes de la pesca y de la vida al aire libre. También se recuerda a la Primera Mensajería La Protegida y lugar de postas que atendía las necesidades de traslado y encomiendas de los vecinos. Conectaba Buenos Aires, Navarro, Lobos. Hoy es Almacén, Museo y casa de comidas típicas.

 

Para quien visitó Navarro a través del tiempo,  pudo ver que mantuvo su trazado urbano primitivo junto al campo que la rodeaba. Hace pocos años,  comenzó a expandirse fuera de la traza urbana,  pero no perdiendo ese sabor rural, esa tranquilidad pueblerina  y donde se puede ver a los trabajadores rurales con sus ropas típicas.

 

Navarro está a 100 kms de Buenos Aires. Se llega por la ruta 200 desde   la localidad de Merlo, de Luján por la ruta 47, por la ruta 41 de circunvalación desde Mercedes y Lobos y otras localidades. También tiene conexión con la ruta 6. Y desde Primera Junta el tradicional colectivo 136.

 

Más de los abuelos Mercedinos

 

Al regreso de Navarro, compraron una quinta que estaba rodeado por vecinos recordados de Mercedes : Leopoldo Siri, Ramón Botta, Bonifacio Chapuzzi. A un costado estaba  la quinta La Clementina de los Boragno, de ahí que  empezaron a noviar mis padres. Me recuerda mi prima Nelly Lacassin que los abuelos tuvieron trece domicilios en la que vivieron mientras iban llegando sus diez hijos en  más de  sesenta años de matrimonio. Después compraron la última la última quinta,   la que más recuerdo pasando las fiestas, los casamientos, etc  con todos los tíos y los 20 primos. Estaba en la ancha calle 110, a unas cuadras de  la ruta 5. Era un predio bastante grande. Mi abuela Rosa, estaba contenta porque, su familia, los Cócaro vivían cerca.  Mi abuelo era muy trabajador,  me parece verlo  arando con los caballos,  en un predio cercano a la casona, atando el charret para ir hacer las compras al centro, etc.

 

De este lugar, de esta quinta,  guardo un retoño de glicina que estaba bendecida por el agua que desbordaba del imponente molino,  a quien en septiembre cubría con sus bellas flores. Todos los años,  cuando en mi casa de Versalles, florecen las glicinas, siento que está mi abuela diciéndome: ¿Qué hacés Chana, como estás?

 

 

Susana Haydee Boragno

susanaboragno@fibertel.com.ar.

 

 

 

 

Cantidad de Caracteres    9467

Para dejar un comentario

contador de visitas
Contador de visitas
Coronavirus (Covid-19)
Tratado sobre las virtudes perfectas y morales
Audiencia pública

Archivos

Logo de la Red de Medios Barriales
MEDIOS DIGITALES MEDIOS GRÁFICOS MEDIO RADIAL

© 2014 Revista mi barrio | Todos los derechos reservados